Icons

 

lunes, diciembre 17

PABLO AMARGO PARA THE NEW YORKER " WAITERS"


Nueva serie para The New Yorker "Waiters" (Camareros). Estas colecciones de ilustraciones suelen aparecer a lo largo de esta publicación cultural, y no responden a ningún artículo, con lo que se pone a prueba el ingenio del ilustrador para encontrar ideas que funcionen individualmente y también como colección. 

The new collection of illustrations "Waiters" by Pablo Amargo for The New Yorker. 

lunes, diciembre 10

ESPECIAL FUTURO PARA JOT DOWN


Ilustración para el nuevo trimestral de Jot Down Magazine dedicado al Futuro imperfecto. Pablo Amargo reflexiona con su imagen sobre la facilidad que tienen las nuevas tecnologías para entrar en nuestra privacidad, aunque también la exposición voluntaria de la intimidad.


lunes, diciembre 3

MUELOLOGÍA, A TODA PÁGINA




Muelología es la sección creada por Muel de Dios y Eduardo Lagar para el periódico La Nueva España dedicada a creadores asturianos. El fotógrafo Muel de Dios realiza un retrato personalizado de cada uno de los entrevistados en esta sección.

Pablo Amargo (Oviedo, 1971) es el ilustrador asturiano más internacional y laureado. Y eso que, como él dice, nunca ha ido por ahí vendiéndose. Le gusta que su “trabajo trabaje”, colocarse detrás de la obra y que ella hable por él. Colabora regularmente en prensa y publicaciones periódicas tan destacadas como “The New York Times” y “The New Yorker”. Su libro “Cats are paradoxes” ha recibido, entre otros galardones, la Gold Medal 2017 por la New York Society of Illustrators, uno de los premios más prestigiosos en EE UU. Tiene en su haber una larga lista de distinciones, entre ellas, ya en 2004, el Premio Nacional de Ilustración concedido por el Ministerio de Cultura. Su obra recorre el mundo, pero no tiene móvil. ¿Acaso hay alguna urgencia que lo merezca? 


LA VISIÓN por Eduardo Lagar.

Cada línea, cada mancha de Pablo Amargo está más que pensada. Lo mismo que cada palabra que dice. Por eso todas las piezas encajan como un todo mayor coherente y cuando Pablo Amargo va explicando cómo es su arte y oficio, desvela en realidad una forma  concienzudamente honesta de estar en el mundo. Se ve cuando explica, por ejemplo, por qué  los ilustradores europeos acaban siendo menos creativos cuando publican al otro lado del Atlántico. Encuentra que todo se debe a la existencia de la figura del Director de Arte que hace sugerencias al artista para que "encaje" mejor con el público; un señor que a su vez consulta con el director general, que hace sugerencias al director de arte para que haga sugerencias  al artista y así, en esta cascada de sugeridores visionarios, la propuesta original del artista va descafeinándose; la creatividad empieza a cojear, da tumbos, cae y muere. "No tienen visión, tienen miedo", sentencia Amargo a quien tanto irrita la "falta de visión". Es lo que él defiende a capa y espada: mira, piensa, ensaya, ten criterio, se tú. Eso es ser persona. Si acudes a Amargo, ya sabes lo que hay. "Prefiero perder un cliente a perder la amistad del lápiz".
No me digan que ésa no es una forma buena de estar en el mundo, poniendo todos los huevos en la cesta de la integridad, sin miedo, sin afanarse en esa obsesiva construcción de las apariencias en la que tanto trabajan los ciudadanos-operarios de las redes sociales. Dice Amargo que sólo es un tipo muy paciente que un día, leyendo un cómic, tuvo la visión de lo que quería ser en la vida. Otro día se puso a dibujar y el resultado fue tan horroroso, la vergüenza tan grande, que volvió a hacerlo para enmendar el primer error. Y así, subsanando un error tras otro, llegó hasta hoy. "Lo que pasa es que cada vez cometo errores más sofisticados".


lunes, noviembre 26

NUEVO PREMIO PARA CATS ARE PARADOXES

  

Cats Are Paradoxes se lleva el Silver Award en los premios más prestigiosos del diseño gráfico europeo: los ADC*E (Art Directors Club of Europe). 

Estos premios se denominan "lo mejor de lo mejor", ya que concurren aquellos trabajos más sobresalientes de los 24 países europeos y establecen el punto de referencia más alto en excelencia creativa en Europa.
Cats Are Paradoxes, al haber recibido el LAUS de ORO fue invitado a participar en este certamen, sumando así un nuevo premio a su lista de reconocimientos.




lunes, noviembre 19

THE NEW YORKER, CABECERA DE SECCIÓN ABOVE & BEYOND




Nueva cabecera de Pablo Amargo para la sección Above & Beyond en la prestigiosa revista cultural The New Yorker. 

Heading design of the section Above & Beyond about Readings, Lectures and Antiques  for The New Yorker.


lunes, noviembre 12

¿OTRO "CRIME" PARA EMPEZAR LA SEMANA?



Nueva ilustración para "Crime", la sección de crítica literaria del NYT, esta vez sobre la novela "Gravesend" y las graves consecuencias de la tomarse la venganza por la mano.

lunes, noviembre 5

ENTREVISTA A PABLO AMARGO EN MAKMA, REVISTA DE ARTES VISUALES

Entrevista para  MAKMA, revista de artes visuales y Cultura Contemporánea. Por Javier Martínez.
Combinación de elementos de diferentes contextos que encajan a la perfección. Generación de enigmas visuales que solo el ingenio es capaz de resolver. La enorme carga de contenido de sus trazos. Fusión de imágenes resueltas con sencillez. Paradojas con diferentes niveles de significación. Planteamientos que pretenden transmitir conceptos haciendo uso de la ironía y del humor gráfico.
Así es la narrativa artística de Pablo Amargo (Oviedo, 1971). Este consolidado ilustrador, Premio Nacional de Ilustración, ha publicado el año pasado, ‘Cats are paradoxes’, proyecto por el que recibió el prestigioso galardón Gold Medal por la Society of Illustrators of New York, además de otros reconocimientos como el Award of Excellence, otorgado por Communications Arts Awards, o el Laus Oro, concedido por ADG-FAD, entre otros muchos.
Eres un ilustrador dotado de un gran ingenio y así lo avalan los más de veinte premios que has recibido durante tu trayectoria artística. ¿De dónde procede esa creatividad? 
Creo que me caracteriza, sobre todo, la constancia. Dibujo cuando estoy en soledad, en mi estudio, y ahí pruebo una vez tras otra hasta que tengo la certeza de que hay originalidad en el resultado final. Se da una especie de epifanía cuando encuentras algo valioso. Esa búsqueda insistente, cuando es afortunada, provoca una sensación eufórica muy adictiva. Tras ese descubrimiento hay un trabajo que consiste en perfeccionar el dibujo y en hallar la mejor versión posible del mismo. Pero la creatividad en sí misma proviene de esas ganas incesantes de volver a experimentar esa sensación de euforia.
¿Qué pretendes transmitir con tus ilustraciones al espectador?
Si algo tengo claro de mi obra es que debe haber siempre una idea que apele a la inteligencia del espectador. Que esté repleta de diferentes significados y lecturas posibles. Que sea flexible. Para mí una imagen es buena cuando es capaz de generar estas posibilidades sin la necesidad de un texto que explique su contenido.
Espectadores ante la obra de Pablo Amargo en la galería Pepita Lumier. Foto: Javier Martínez.
Espectadores ante la obra de Pablo Amargo en la galería Pepita Lumier. Foto: Javier Martínez.
En tu obra y, particularmente, en el libro ‘Cats are paradoxes’, el protagonista es el gato. ¿Por qué escogiste este animal como elemento principal de este proyecto?  
Considero que los gatos tienen tres cualidades: elegancia, misterio y humor  Estas tres características son las que persigo en mis ilustraciones. De este modo no solo pretendo mostrar una idea, sino también me preocupa la belleza formal de cómo están realizadas las imágenes, que intento sean lo más elegantes posibles. Y luego está el humor como forma de diálogo con el espectador. Está claro que no persigo la carcajada, más bien es un humor distante, algo irónico. Me parecía interesante utilizar la figura del gato en este proyecto precisamente porque son animales que generan situaciones humorísticas involuntarias. El gato de este libro propicia la paradoja fácilmente.  Las ilustraciones de este trabajo son una especulación gráfica donde, por medio de la contradicción, pretendo que el espectador entre y salga del escenario. Que experimente las dos realidades y sea consciente de que un mundo es capaz de anular al otro. Así son las paradojas y, en medio de ellas, se encuentra el gato, sorprendido.
En tus ilustraciones empleas la fusión entre diferentes elementos formales generando que las formas se unifiquen en una sola unidad. ¿De dónde procede este interés?
Hay un grabado del siglo XVIII, del británico William Hogarth que fue uno de los primeros en mostrar este tipo de situaciones paradójicas. Su intención era la de denunciar a los malos dibujantes, aquellos a los que consideraba que no sabían regirse por los cánones del dibujo, sin embargo este grabado estableció un paisaje donde todos los códigos estaban invertidos anticipándose a las visiones vanguardistas.
Escuché en una entrevista que en muchos de tus dibujos juegas con la desmemoria; que acudes al recuerdo incompleto. ¿Cómo materializas esto en tu obra?
La desmemoria la aplico en dos niveles diferentes. Por un lado ocurre cuando tengo que ilustrar un texto. Ante tal exceso de información intento olvidarme de lo que he leído, que con el tiempo es un ligero recuerdo, los detalles se han diluido y comienza a emerger lo esencial. Es ahí cuando inicio el planteamiento de las imágenes, fruto de la desmemoria. El otro nivel donde aplico la desmemoria es en el dibujo en sí. Yo recurro a fotografías para informarme visualmente, sin embargo, esas imágenes naturalistas tienen menos interés que las generadas a raíz del recuerdo. Opto por lo esencial de las formas y para ello acudo a la desmemoria nuevamente. Este proceso mental es el que logra proyectar la verdadera esencia del dibujo.
La revista Gràffica te concedió el Premio Gràffica 2016 y te definió como “un ilustrador que antepone la inteligencia a los fuegos artificiales, que bebe de referencias sin depredarlas”. ¿Cuáles son esas referencias?
Son muchas y dependen de cada época de mi vida. Pero desde hace mucho mis referencias no son los artistas, sino más bien las obras. Una pintura, un grabado, incluso una película. Yo persigo las sensaciones que me han generado y trato de traspasarlas a mis ideas. Actualmente, mi forma de trabajar me ha llevado a interesarme por la pintura metafísica, por ejemplo.
Vista de la exposición 'Cats are paradoxes', de Pablo amargo en la galería Pepita Lumier. Foto: Javier Martínez.
Vista de la exposición ‘Cats are paradoxes’, de Pablo Amargo en la galería Pepita Lumier. Foto: Javier Martínez.
El verano pasado denunciaste a través de las redes sociales que tu obra ‘The cow’ había sido plagiada. Se utilizó esta imagen para publicitar un producto alimenticio. ¿Suele producirse en el círculo de los ilustradores este tipo de casos?
Cierto, eso sucedió en China. Un ciudadano que conocía mi obra puso en mi conocimiento esta noticia. Se trataba de una bebida láctea que utilizaba como etiqueta la ilustración que has mencionado. Finalmente, el denunciante consiguió que la imagen se retirara del producto. Afortunadamente, hay personas que se implican en estos asuntos, pues el plagio es un fenómeno que sucede a diario. Hace poco me sucedió algo parecido, fue en un concurso de carteles. Un colega de la profesión me comentó que un cartel que había sido premiado en un certamen era de similares características a uno que yo había realizado anteriormente. Tras ponerme en contacto con las pertinentes instituciones, el premio fue retirado, también la cuantía económica que había recibido, además de una multa considerable y el desprestigio que conlleva un acto fraudulento de estas características.
Colaborador en revistas y prensa como The New York Times, The New Yorker, Jot Down Magazine, El País, La Vanguardia, National Geographic; has realizado carteles, libros; has participado en ferias, bienales. ¿Tienes algún proyecto en mente?
Nunca me he planteado hacer las cosas a priori, afortunadamente han ido llegando por sí solas. El siguiente libro no sé cómo va a ser y estoy ansioso por saberlo, sinceramente. Me gustaría probar la autoedición. El libro de ‘Cats are paradoxes’ está muy próximo a esta forma de trabajo, pues la editorial me permitió estar muy cerca en el proyecto.  Lo seguro e inamovible es que será en blanco y negro.
Javier Martínez

lunes, octubre 29

"CATS ARE PARADOXES" EN SARMEDE (ITALIA)


La edición 36 de "Le Immagini della fantasia", en la Fundación Štěpán Zavřel en Italia, abre sus puertas. 
Panorama es la exposición que reúne 36 libros e iniciativas ilustradas que han tenido relevancia en el último año.
"Cats are Paradoxes", el premiado libro de Pablo Amargo, ha sido invitado a participar en esta gran exposición.

Recuerda que puedes encontrar el libro en nuestro Store y cómo no, en nuestro Instagram donde además se van publicando las nuevas ilustraciones que no se pueden encontrar en el libro.

lunes, octubre 22

NUEVO CARTEL "CUENTOS DE MIEDO" EN GRAN CANARIA



Nuevo cartel de Pablo Amargo para la Biblioteca Insular de Gran Canaria. Como todos los años, durante la noche de Halloween se realizan actividades y relatos de terror en la Biblioteca. Un espectáculo abierto a todos los públicos. 


"Scary Tales" takes place in Gran Canaria the day November 1. Overnight will be read and tell stories of fear in different areas of the city enabled. Amargo had made the poster of this very popular event in the last six editions.

lunes, octubre 15

CRIMEN PARA "THE NEW YORK TIMES"







Ilustración para la crítica literaria en el Book Review. 
Cada viernes en The New York Times, sección escrita por Marilyn Stasio y con colaboración regular de Pablo Amargo.

lunes, octubre 8

THE NEW YORKER "THE WAITER"


Próximamente publicaremos "The Waiters" la nueva serie de Pablo Amargo dedicada a los camareros/as publicada en The New Yorker este verano.
Si quieres ver algunas de las muchas colaboraciones de Amargo con esta publicación, puedes visitar nuestra página Aquí.

lunes, octubre 1

CAMISETA EN BASK IN THE SUN (FRANCIA)

 



Bask in the Sun realiza camisetas de una calidad exquisita, centradas en el verano y en la cultura marítima. En su colección de diseños han contado con esta pieza de nuestro estudio, realizada originalmente para The New Yorker.